Turno para el Pacto de Toledo

Es el turno de los representantes políticos del Pacto de Toledo en el Seminario sobre Seguridad Social que acoge la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander.


Carles Campuzano (PdeCat), Íñigo Barandiarán (EAJ-PNV), Sergio del Campo (Ciudadanos), Alberto Montero (UP-ECP-EM), Margarita Pérez (PSOE) y Carolina España (PP) han ofrecido su visión sobre el presente y el futuro de nuestro sistema de pensiones en una mesa redonda moderada por el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña.

Carles Campuzano (Pde Cat)
Campuzano ha recordado que estamos en un momento en el que el Pacto de Toledo está elaborando sus recomendaciones y ha citado tres consideraciones previas que deben marcar estas deliberaciones.
El primero sería «volver a lo básico y recuperar la confianza y el compromiso de todas las partes para fortalecer un sistema de distribución pública». La segunda consideración sería afrontar la nueva realidad demográfica y la presión de la tecnología sobre el mercado laboral. Finalmente, la tercera sería preguntarnos si el único financiamiento del Sistema debe provenir de las cotizaciones a la seguridad social.
Para ello, el político catalán considera que el Pacto de Toledo debe ser más ambicioso que en ocasiones anteriores, y ha planteado siete temas a ser abordados en las recomendaciones de esta Comisión.
Estos temas son la necesidad de transparencia en el funcionamiento del sistema para generar confianza; mayor flexibilidad adaptarse a un mercado y una sociedad diferentes; el desarrollo de un sistema más contributivo, financiando la viudez y la orfandad a través de los impuestos -sin descartar otras posibilidades-; una mayor contribución de los PGE; más peso de los sistemas empresariales complementarios; la búsqueda de un refuerzo de la suficiencia futura de las pensiones mediante la revisión del Índice de Revalorización de Pensiones (IRP); y el desarrollo de políticas dirigidas a aumentar las tasas de natalidad y la productividad.

Íñigo Barandiarán (EAJ-PNV)
Íñigo Barandián comenzó su intervención lamentando que el Pacto de Toledo hubiera perdido peso tras las últimas reformas acometidas y que, a su juicio, hubieran roto el pacto sistemático sobre pensiones.
Ha defendido la importancia de nuestro sistema de pensiones y su importante papel para evitar que muchas familias caigan en la pobreza durante los años de crisis; Sin embargo, en vista de la situación financiera actual y el desafío demográfico inminente, se ha cuestionado si se necesitan más reformas. o si no fuera más adecuado acometer un rediseño completo.
En cuanto al futuro de nuestro sistema, el parlamentario vasco cree que se ha puesto poco énfasis en el desafío demográfico y ha expresado su preocupación por la capacidad de mantener el criterio de suficiencia.
Un criterio de adecuación de las pensiones que considera primordial y que, a su juicio, de establecerse como prioritario recuperar el consenso político dentro del pacto de Toledo, tras las reformas paramétricas acometidas en 2013.

Sergio del Campo (Ciudadanos)
Sergio del Campo ha planteado dos preguntas básicas que debemos hacernos sobre nuestro sistema, si es sostenible y si es capaz de proporcionar suficientes beneficios. Su respuesta a ambas preguntas es sí, pero necesita ajustes porque fue diseñado en condiciones socioeconómicas y demográficas completamente diferentes.
Antes de entrar en valorar qué reformas necesita el sistema, ha valorado las de 2011 y 2013 que considera valientes y necesarias, aunque ha criticado que esta última se hizo sin el consenso del Pacto de Toledo y que, a su juicio, reducirá el poder adquisitivo de los pensionistas.
Para avanzar en las mejoras, cree que deberían adoptarse medidas para modernizar y fortalecer nuestro mercado laboralemprender nuevas políticas activas de empleo y formación, cambiar el modelo productivo y reforzar la lucha contra el fraude
También se ha mostrado partidario de financiar los gastos del sistema a través de determinadas EMP, conciliar salario y pensióntener en cuenta toda la vida laboral para calcular la pensión, buscar uno mayor flexibilidad en la edad de jubilación y dotar de mayor transparencia al sistema.

Alberto Montero (UP-ECP-EM)
Montero comenzó su intervención preguntándose si nos encontramos en un momento en el que debemos cambiar la lógica del sistema para hacer frente a un entorno sociolaboral completamente diferente al que fue diseñado, para mantener sus principios de solidaridad y suficiencia, vinculados a la condición de sostenibilidad, que debe mantener esos valores.
Un entorno sociolaboral diferente que ha coincidido con un contexto de crisis económica, en medio de la inversión en la pirámide poblacional y el impacto de la tecnología en el mercado laboral, que pone al sistema de pensiones en grandes desafíos, principalmente para asegurar la adecuación de los pensiones
A su juicio, las reformas laborales acometidas para combatir la crisis han obstaculizado este objetivo con la precarización del empleo, «recuperando el nivel de riqueza pero no el nivel de empleo y poniendo de manifiesto el desequilibrio en la distribución de la renta en España».
Alberto Montero ha asegurado que todos estos cambios han hecho que el principio de solidaridad del sistema se vuelve «intrageneracional» evitando que muchas más familias sufran los efectos de la pobreza, pero eso marca el reto de acabar con esa dependencia
Finalmente, dijo que la sostenibilidad es un tema político y que para solucionarlo hay que preguntarse a la sociedad hasta dónde está dispuesta a financiar vía impuestos, para garantizar los principios del sistema de pensiones.

Margarita Pérez (PSOE)
Margarita Pérez inició su intervención destacando que uno de los problemas a abordar es el creciente déficit que sufren las cuentas de la Seguridad Social desde 2001.
Un déficit que hay que afrontar por el lado de los ingresos, ya que el gasto es ajustado, con pensiones no muy altas y reformas recientes para controlar este gasto.
Una mejora de la renta que asegura que se ve perjudicada por la reforma laboral de 2012 por la precariedad laboral, por lo que considera necesarias medidas para fortalecer el mercado laboral.
También ha pedido que se derogue la reforma de pensiones acometida en 2013 -“que reducirá el poder adquisitivo de los pensionistas”- y se restablezca lo pactado en el Pacto de Toledo.
Para mejorar los ingresos del sistema, ha revisado algunas de las recomendaciones anteriores del propio Pacto de Toledo y ha optado por financiar parte del sistema con impuestoscomo en otros países de la UE.
Considera que así sería un sistema más mixto pero más solidarioredefiniendo la relación entre la Seguridad Social y el Estado.
Por último, pidió «dejar de parchear la Ley del Seguro Social» y que se redacte una nueva ley de protección social que incluye todas las necesidades sociales básicas.

Carolina España (PP)
La última en intervenir fue Carolina España, que quiso lanzar un mensaje de tranquilidad y exigir responsabilidades para llegar a un acuerdo dentro del Pacto de Toledo.
Para hacer esto, ha defendido las reformas acometidas por el Gobierno en materia laboral que han contribuido a la creación de riqueza y empleo, fundamental para la sostenibilidad del sistema.
También afirmó que debemos estar orgullosos de este sistema que es “poderoso, solvente y válido aunque necesite reforma.”
Un sistema que afronta los retos del envejecimiento y el déficit, «un déficit debido a los 3,3 millones de puestos de trabajo perdidos durante la crisis y del que se ha recuperado el 70%».
Además, quiso defender las reformas acometidas en el sistema de pensiones en 2013 y recordó que el factor de sostenibilidad ya estaba en la reforma de 2011 y que el IRP estaba entre las recomendaciones del Pacto de Toledo.
De cara al futuro, subrayó la necesidad de seguir trabajando en la separación de fuentes de financiación, reforzar la lucha contra el fraude que está dando sus frutos y reforzar el diálogo social para que los salarios suban en un entorno de creación de riqueza y empleo como el el actual.

Scroll al inicio
Ir arriba