Las fotos que se realizarán en las comisarías para el nuevo DNI dejarán sin trabajo a miles de autónomos

A partir del 1 de agosto, España lanzará un nuevo DNI (Documento Nacional de Identidad). Para lograr la nueva identificación, El gobierno planea tomar las fotos en las comisarías. Una decisión que pondría en peligro el trabajo de miles de pequeños estudios de fotografía que necesitan estas fotos para sobrevivir en el mercado.

El cambio se debe a la entrada en vigor del Reglamento 2918/1157 de la Unión Europea, que obliga a los Estados miembros a compartir una serie de características comunes en sus documentos de identificación. España ya está trabajando en este nuevo DNI, que será en inglés y español, que integrará un microchip para almacenar fotos, firma y huellas dactilares del propietario, entre otras cosas. Y si los planes del Ejecutivo no cambian, el nuevo DNI podría «mandar a cerrar cientos de negocios», afirmó José Luís Pozo, presidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (FEPFI).

Según Pozo, el negocio con fotos de pasaporte para obtener un DNI mueve alrededor de 45 millones de euros al año y para muchas unidades representan entre el 60% y el 70% de sus ingresos. «Y nos lo quitarán cuando más los necesitemos para sobrevivir», dijo el presidente de FEPFI.

El negocio se perderá

Durante el período de emergencia de salud, las tiendas de fotografía pudieron obtener ingresos única y exclusivamente de las fotos de pasaporte que tomaron para actualizar sus identificaciones. «El resto de nuestras ganancias no fue posible porque los eventos – bodas, bautizos y comuniones – no fueron posibles debido al Covid-19», explicó Pozo. Esto también incidió en el hecho de que, con el cambio, tampoco se promovió el ahorro para las familias, ya que el coste de las fotos carnet varía entre los 5 euros y los 10 euros. «Solo significará una pérdida de actividad ”, dijo.

Al respecto, el secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA), José Luis Perea, comentó que “el goteo diario de tres o cuatro fotos carnet permite que los estudios estén abiertos, especialmente a la hora de reportajes y eventos sociales . , bodas, comuniones y más cayeron debido a la pandemia ”. En su opinión, los estudios fotográficos se enfrentan a “un claro ejemplo de intrusión en el que un oficial de guardia toma fotografías en la comisaría, cuando no conoces los estándares de calidad que necesitan este tipo de fotos «.

70 años de colaboración destruidos

Para estudios de fotografía, incluidos aquellos con fotomatones instalados en áreas públicas, como el metro o un centro comercial, La noticia de la introducción del nuevo DNI cayó como un cántaro de agua fría. La actividad esperada cambia con la entrada en vigor del nuevo modelo, pero no el fin de las fotos carnet y para muchos el de su negocio.

“El sector fotográfico lleva más de 70 años fotografiando documentos oficiales. Para ello tuvo que adaptarse, abriendo locales más cercanos a las comisarías, comprando nuevos equipos para cumplir con los más de 7 millones de fotos de identidad que se toman anualmente. Y así, de un día para otro, prescinden de nosotros y ya no nos necesitan. Y toda la inversión realizada ya no sirve”Denunció el presidente de FEPFI.

Uno de los aspectos que más molesta a estos negocios, especialmente en manos de los autónomos, es que el Gobierno no los tuvo en cuenta a la hora de buscar una solución. Según el presidente de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Castilla-La Mancha, David Torres, «Hay muchos países europeos que también se han adaptado a las regulaciones y han seguido teniendo sus propios estudios de fotografía nacionales». En concreto, Torres comentó sobre el caso de Alemania que tenía previsto que todas las fotos fueran digitales, pero que fueron tomadas en estudios y que ellos se encargarían de enviarlas. O Austria, que permite disparar solo en unidades autorizadas.

Quieren hablar con el gobierno

Como resultado de las soluciones que algunos vecinos europeos han dado a la realización del nuevo DNI, Los estudios fotográficos están tratando de contactar al ejecutivo. «Reúnase con nosotros ”, dijo José Luís Pozo, presidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (FEPFI).

Según explicó, quieren proponer que, como ya lo han hecho y demostrado en otras ocasiones, los estudios pueden adaptarse a las necesidades del gobierno. «España debe apoyarse en el sector, como lo han hecho otros países como Francia y Alemania. Podríamos capturar la imagen, subirla al servidor indicado por el Ejecutivo y seguir entregando una imagen en papel al cliente, porque sigue siendo importante para ellos ”, explicó Pozo.

Perderás la costumbre de llevar una foto en tu billetera

Como explicaron ambos presidentes, si bien las fotos de pasaporte tienen un uso útil para el Gobierno y no significan más que la identificación gráfica de una persona, para los ciudadanos son mucho más. «Cuando hay demasiadas fotos de pasaporte, es común ofrecerlas y llevarlas en la billetera como recuerdo de esa persona», dijo David Torres, presidente de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Castilla-La Mancha. Esto destacó la importancia de las fotos de pasaporte para muchos ciudadanos.

«Aunque pueda parecer una foto simple, es importante para muchas personas y se esfuerzan por hacer el bien. Estamos acostumbrados a tranquilizar a las personas en el estudio para que se sientan cómodas y más halagadas. También con niños o personas con problemas motores o algún tipo de discapacidad. Aquí es donde se ve la profesionalidad ”, dijo Torres. Quien habló de las dificultades de hacer fotos en primer plano sin deslumbramientos o de personas con gafas y que los reflejos no salen.

Una actividad de la España vacía

Mientras el Gobierno está implementando medidas para salvar la llamada España vacía, también está tomando decisiones que le perjudican. Esta es la opinión del presidente de FEPFI, José Luís Pozo, quien aseguró que la decisión va en detrimento de una actividad que se puede encontrar en casi todas las ciudades de España. «Los comercios del barrio están siendo atacados, dando vida a calles, ciudades y pueblos ”..

En su opinión, el coste de no sacar fotos de pasaporte para cédula será mucho mayor para el sector. «No solo la pérdida de la venta de la foto en sí, sino Perdemos mucho más, ya que cuando alguien llega a nuestras unidades a tomar fotos para cédula, el fotógrafo aprovecha para mostrar su trabajo, demuestra por qué es capaz y consigue más ventas ”, explicó López, quien destacó que no solo se pierden las fotos de pasaporte, sino también las ventas cruzadas, por lo que será muy difícil que se mantengan abiertas.

Salir de la versión móvil