La fábula de la cigarra y la hormiga para los emprendedores

La fábula de la cigarra y la hormiga para los emprendedores

Es bién sabido fábula de la cigarra y la hormiga. Normalmente se usa para enseñar la importancia del ahorro en las finanzas personales, pero creo que puede ser otra interpretación interesante para los emprendedores. Haré un breve resumen de la fábula, creada originalmente por Esopo y adaptada por La Fontaine, luego intentaré sacar algunas conclusiones para quienes están iniciando su negocio.

La Fábula de la cigarra y la hormiga

La historia clásica habla de una cigarra que se pasó todo el verano cantando. Cuando llega la estación fría y sobre todo en invierno, se comprueba que no tiene nada para comer, y decide ir a visitar a su vecina, la hormiga, para pedirle ayuda. Él le promete que cuando ella venga, ella le devolverá el dinero con intereses. Pero la hormiga, después de preguntarle qué hacía en la temporada de calor y descubrir que solo estaba cantando, él rechaza su préstamo y le aconseja bailar.

interpretación común

Aunque la respuesta de la hormiga pueda parecer un poco dura por falta de compasión, la moraleja de la fábula es que tienes que prepararte para el invierno. Aunque la historia no lo cuenta, imaginamos cómo la hormiga, un insecto conocido por trabajar incansablemente, mantendrá su alimento durante toda la buena estación, para soportar el frío y la escasez de alimentos. La hormiga era hipermétrope, no la cigarra. Este último es el responsable de su desgracia de no estar planificado y de optar por la alegría del momento antes que por su propio bienestar a medio y largo plazo.

Cualquiera que sepa poco de finanzas personales puede utilizar esta fábula para animar a la gente a hacerlo ahorra parte de tus ingresos, especialmente cuando la situación es favorable, por lo que se dispone de una reserva en los momentos más difíciles. Parece de sentido común, pero muchos hogares no aplican esa precaución y gastan todo lo que reciben, a veces en gastos innecesarios o no tan importantes.

Por supuesto, la fábula tiene interpretaciones más amplias, dando valor al trabajo y al esfuerzo, ya que dan sus frutos, ya sean estudios o carrera profesional.

Interpretación para emprendedores

Si miramos más de cerca, podemos encontrar una interpretación interesante para las personas que crearon la empresa. Por supuesto, emprender significa mucho trabajo, y probablemente ningún emprendedor pueda ser acusado de estar inactivo, al menos no en los mismos términos que la cigarra de la historia. Pero veo tres puntos que vale la pena enfatizar.

  • El primer punto trata sobre ahorro y gasto selectivo. Este es un consejo similar al de una buena gestión de las finanzas personales, pero aplicado a la puesta en marcha de una empresa. Cuando inicias un negocio, es normal despertar con más gastos de los esperados y con menos ingresos. Por eso es importante no invertir todo el dinero que tienes a tu disposición. Ahorra algo de dinero para poder financiar tu negocio en los primeros meses, porque es muy probable que no tengas la rentabilidad suficiente para ser viable de inmediato. Tras la ilusión inicial del lanzamiento (verano), vienen las dudas, el crecimiento más lento de lo esperado y la falta de recursos (invierno). Si toma las decisiones correctas y prioriza sus gastos, es posible que no tenga que visitar a ninguna hormiga.
  • El segundo punto trata sobre el impacto que tu negocio ha tenido. Imaginemos que estás en un momento en el que no te queda más remedio que ir a ver a un banquero o a un inversor, que en este caso haría el papel de la hormiga. Como en la historia, te preguntarán a qué te dedicaste los meses anteriores, y su disposición a ayudarte o no dependerá en gran medida de tu respuesta. Si cantas, es decir, dedicas tiempo a tareas y estrategias improductivas, gastas dinero en campañas publicitarias que no se ajustaron a tu propuesta de valor, en el gran desarrollo de tu producto, pero sin darle demasiada importancia a la respuesta del mercado, entonces tu hormiga te cerrará la puerta. Pero si, por el contrario, has tenido un impacto, con ventas mostrando un progreso muy favorable, decisiones estratégicas aprovechando la retroalimentación del mercado y otros elementos que muestran que sabes lo que estás haciendo y que el negocio es prometedor, entonces es mucho. más probable es que la hormiga se ablande y te ayude.
  • La tercera tiene que ver con inversión a largo plazo. Si su negocio tiene éxito, puede decidir si distribuir las ganancias o reinvertirlas. Si optas por la segunda estrategia, es una forma de estar más tiempo y no solo de soportar momentos desfavorables, sino de desarrollar tu negocio y convertirlo en un actor destacado en su sector.

¿Tienes una interpretación diferente de esta fábula clásica? Puedes compartirlo en la sección de comentarios. Recuerda que hay moderación, por lo que tu mensaje tardará más en publicarse.

publicaciones similares

30 ideas para montar negocios con futuro: ¡encuentra la tuya!

Quiero poner un negocio pero no tengo dinero. ¿Qué hago?

Salir de la versión móvil