Impulso a la Tarjeta Social Universal

la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de Administraciones Públicas, Soraya Sáenz de Santamaría, el Ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro; la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, la Ministra de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal y la Ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, se han reunido para analizar los avances en el diseño del Tarjeta Social Universal.

El impulso de la Tarjeta Social Universal es uno mandato de la Conferencia de Presidentes Enero de 2017. Para su desarrollo el pasado mes de abril se constituyó un grupo de trabajo integrado por representantes de la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas y las Ciudades con Estatuto. En este sentido, cuenta con el apoyo de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), cuya junta de gobierno el pasado 30 de enero aprobó por unanimidad el apoyo al proyecto. Por otro lado, la Tarjeta Social Universal también está siendo analizada en una de las mesas de diálogo social entre el Gobierno y los agentes sociales.

El sistema de la Tarjeta Social Universal incluirá todos los beneficios de contenido económico gestionados por los órganos y organismos de la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales.

También el situaciones subjetivas de los beneficiarios, entre otros, las familias numerosas, las personas con discapacidad, la condición de autónomos o los jóvenes inscritos en la garantía joven. De esta forma, la Tarjeta Social Universal te permitirá acreditar tu situación ante las Administraciones Públicas o ante terceros para poder ser beneficiario de pólizas sociales.

Esta tarjeta ofrecerá a las Administraciones Públicas encargadas de diseñar las políticas sociales una mapa de rendimiento y una herramienta de análisis estadístico que les permitirá detectar con precisión las situaciones que requieren una actuación pública mejorando la coordinación entre las políticas sociales y de empleo. La Tarjeta Social Universal también permitirá ampliar los mecanismos de participacióna través de un sistema abierto que permite sumar programas también del tercer sector y entidades públicas y privadas a través de la responsabilidad social empresarial.