El Gobierno aprueba el plan Reincorpora-t para personas desempleadas de larga duración

El Consejo de Ministros, a propuesta de la titular de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha aprobado el Plan Trienal (2019-2021) para prevenir y reducir el paro de larga duración. El objetivo es mejorar la empleabilidad de los desempleados y desarrollar acciones preventivas para evitar que caigan en situaciones de desempleo de larga duración.

Un Plan justificado por la elevada tasa de paro de larga duración, del 6,8% según la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2018 y que duplica la tasa de la Unión Europea (UE), situada en el 2,8%.

Así, uno de los objetivos del Plan Reincorpora-t es reducir la tasa de paro de larga duración en 2,5 puntos, hasta el 4,3% en el cuarto trimestre de 2021, lo que supondría una reducción neta de 422.100 parados de larga duración sobre la edad de 30 años, de 1.272.100 a 850.000.

Otro de los objetivos de Reincorpora-t es reducir a la mitad la actual brecha de género entre hombres y mujeres parados de larga duración, reduciéndola del 11,6% actual al 5,3%. Esto reduciría el desempleo de larga duración en 259.700 mujeres y 162.800 hombres.

También reducirá un 12% el número de parados mayores de 24 meses, lo que supondría una reducción de 361.819 parados al cuarto trimestre de 2021.

Este plan tiene un enfoque integral y transversal y se ha desarrollado con la participación y aportación de otros Ministerios (Política Territorial y Función Pública; Industria, Comercio y Turismo; Educación y Formación Profesional; Economía y Empresa; Alto Comisionado para el Reto Demográfico higo); de las Comunidades Autónomas), los Agentes Sociales (CC.OO, UGT, CEOE y Cepyme), y las Entidades Sociales, como el Consejo de la Juventud de España.

Todas las medidas que supongan la ejecución y consiguiente gasto de las políticas activas de empleo, como exige el necesario respeto a la división de competencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas, se acordarán en el ámbito del Sistema Nacional de Empleo, en coordinación con dichas Comunidades Autónomas, que reciben fondos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a través de la respectiva Conferencia Sectorial

El Plan tiene una financiación estimada de 1.313 millones de euros en tres años, en base al presupuesto ya comprometido para políticas activas de empleo de la Comunidad Autónoma. La dotación supondrá una reorientación de las políticas dirigidas a los desempleados para afectar a un colectivo muy vulnerable y con especiales dificultades de reinserción laboral. Se obtendrá principalmente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, a través del Servicio Público de Empleo Estatal. Estas medidas complementan las ya aprobadas para la recuperación de la protección del subsidio a los mayores de 52 años y la cotización de las personas dedicadas al trabajo de cuidado de familiares.

Un conjunto de 63 medidas.

A

El Plan Reincorpora-t 2019-2021 se basa en un conjunto de 63 medidas, algunas ya en marcha, repartidas en seis ejes: Orientación, Formación, Oportunidades de Empleo, Igualdad, Emprendimiento y Mejora del marco institucional.

Un total de 16 medidas apoyarán el Eje de Orientación, cuyo criterio será una mayor personalización de los procesos de atención a los desempleados, destacando, en este punto, la mejora de la red de consejeros. Para ello, la red de 3.000 profesionales de la orientación -creada en el marco de los Servicios Públicos de Empleo como consecuencia del Plan de Choque para el Empleo Joven- atenderá también, como colectivo prioritario, a los parados de larga duración.

En el ámbito de la Formación, las siete medidas están dirigidas a la personalización de los procesos formativos, la mejora de la empleabilidad y el desarrollo de competencias clave y digitales, así como actuaciones específicas para desempleados mayores de 24 años que sufren una mayor desmotivación y inseguridad ante una posible reincorporación.

En Oportunidades de Empleo, las 23 medidas pretenden conseguir el compromiso social de las empresas y el fomento de políticas activas para fomentar la contratación de parados de larga duración. Entre otras medidas, se articulará un sistema que genere valor añadido aumentando el crédito de formación para las empresas contratantes y manteniendo estable (más de un año continuado de trabajo) en un porcentaje de parados de larga duración superior al 10%.

Igualdad de Oportunidades, con tres medidas, buscará reducir la brecha laboral de género, con apoyo específico en el medio rural y atención en el ámbito doméstico.

A nivel local, se desarrollarán medidas para apoyar el mantenimiento y la llegada de la población a las zonas rurales. En este sentido, se reforzará el fomento del emprendimiento, se impulsarán proyectos relacionados con el medio ambiente y contra el cambio climático y se estudiarán medidas de incentivo para la incorporación de jóvenes trabajadores y mujeres en el sector agrícola y artesanal.

Las seis medidas de Emprendimiento estarán dirigidas a promover el autoempleo, aprovechando la amplia experiencia profesional de muchas personas desempleadas de larga duración, el emprendimiento colectivo, el desarrollo local y las iniciativas de economía sostenible.

Y, por último, la Mejora del Marco Institucional, de la que destacan ocho medidas, la de reforzar la coordinación con los Servicios Sociales y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y la mejora de los Servicios de Empleo.

Scroll al inicio
Ir arriba