Balance de situación: concepto, estructura y utilidad

Balance de situación: concepto, estructura y utilidad

Balance de situación: concepto, estructura y utilidad

Un proyecto empresarial requiere un análisis interno y externo de su situación en todo momento, con miras a una evolución exitosa.

La herramienta ideal para preparar un análisis de este tipo se llama Balance.

Pero, ¿Cómo evalúa la situación? Desde Información autónomos intentaremos explicar este concepto y su estructura de forma sencilla, especialmente para pymes y profesionales independientes.

¿Qué es el balance general? Definición

El balance general es un documento que representa la verdadera y verdadera imagen de una empresa en un momento determinado. Se alimenta principalmente de la información proporcionada por la contabilidad de la empresa que contiene datos del pasado, presente e incluso datos para el futuro.

Solo se refiere a un tiempo específico en la empresa. Por esta razón, a menudo se dice que el balance es un empresa «foto» a una hora o fecha determinada, porque refleja la situación del mismo día en un día determinado, a diferencia de la cuenta de resultados, que es una “película” de lo que pasó este año.

Sin embargo, el balance general cambia constantemente mientras la empresa en cuestión está en funcionamiento.

El balance refleja datos sobre derechos y bienes empresa, llamado Activo; así como el de ellos deudas y obligaciones; es decir, pasivo.

Finalmente, el balance muestra El capital neto de la empresa, que no son más que fondos propios o fuentes de financiación sin recurso, como capital social, reservas y beneficios acumulados.

Bueno, este documento forma parte de las cuentas anuales y es una parte muy importante de ellos, junto con la cuenta de pérdidas y ganancias y el ratio.

Las empresas podrán presentar un modelo de balance abreviado y cuentas de pérdidas y ganancias resumidas, siempre que cumplan al menos dos de las siguientes circunstancias a la fecha de balance de cada una de ellas durante dos años consecutivos:

Balance de situación
Balance de situación

En definitiva, un buen balance nos da un retrato del patrimonio de la empresa, que reflejaría todo lo que está constituido, lo que tiene y lo que debe.

¿Cuál es la estructura del balance general?

Como todo informe, el balance o balance tiene una estructura que debe delimitarse claramente para que sus resultados sean lo más claros y veraces posibles.

La estructura que debe cumplir el balance está dada por El plan contable general para PYMES, que estandariza dicho documento para que todas las empresas cuenten con una estructura estandarizada que facilite su correcta interpretación. Esta estructura se divide en las tres partes mencionadas anteriormente: activo, pasivo y patrimonio.

Balance de situación
Balance de situación

Activo: definición

los activo de una empresa es el primer aspecto a tener en cuenta en el balance y representa el conjunto de bienes y títulos de propiedad que posee una empresa, es decir, representa las inversiones del mismo.

Este activo tiene varias partes y se divide en Activos fijos que representa todos los bienes, propiedades y derechos que la empresa tiene desde hace más de un año. Se entiende que estos recursos son difíciles de controlar incluso por parte de la empresa.

Los activos fijos, a su vez, se pueden clasificar como propiedades, planta y equipo, donde están representados los edificios, territorios, equipos, etc. que pueda poseer la empresa en cuestión. También encontramos en este grupo el inmovilizado material, que incluye patentes, modelos industriales y otros derechos que tiene la compañía y, finalmente, inmovilizado financiero, donde se registran las inversiones a largo plazo. En general, todos los activos fijos son ilíquidos, es decir, su conversión inmediata en efectivo es muy difícil.

El segundo grupo de activos es corriente activa. En este caso, se representan los bienes pertenecientes a la empresa desde hace menos de un año y que a su vez se dividen en stocks, los cuales están conformados por bienes de venta, materias primas y productos corrientes, por ejemplo.

El segundo subgrupo sería realizable, donde se encontrarían los bienes y derechos de la empresa que fueran alcanzables en el corto plazo y, finalmente, consideraremos la disponibilidad, donde se recaudan los bienes que están en la caja y el banco. Por otro lado, los activos corrientes son muy líquidos, es decir, están en efectivo o se están convirtiendo en efectivo.

Responsabilidad: definición

los pasivo de una empresa son fuentes de financiación de lo que tiene. Esta deuda también se puede dividir en otros dos subgrupos, el primero de los cuales es el pasivo no corriente, que incluye todos los pasivos a largo plazo (deudas de bajo rendimiento) y, por otro lado, los pasivos corrientes, donde se incluyen todas las deudas. deudas que tienen un vencimiento a corto plazo (deudas con alta ejecutabilidad).

Equidad: definición

los La equidad es el conjunto de equidad (no externa) que financia y apoya a la empresa. En términos monetarios, el capital neto está representado por todos los activos más todos los pasivos.

Desde el punto de vista técnico, el patrimonio incluye las aportaciones realizadas, ya sea en el momento de su constitución o posteriormente, por sus socios o tenedores que no se consideren deudas, así como los resultados acumulados u otras variaciones que lo afecten.

De esta forma, observando los activos, pasivos y patrimonio neto, sabríamos si la empresa tiene pérdidas, ganancias o simplemente se mantiene.

El propósito y la utilidad del balance

Dado que lo principal que todo emprendedor espera de su empresa o negocio es que prospere y genere beneficios, el balance es una parte fundamental de la contabilidad de la empresa.

Puede ser que al principio, cuando la empresa aún es pequeña, todos estos elementos de los que hablamos anteriormente parezcan fáciles de recordar y valorar sin tener que hacer un documento expreso para ello.

Sin embargo, Se recomienda realizar esta informe desde el nacimiento de la empresa., porque esto nos ayudará a detectar errores y corregir la dirección de la organización antes de que ocurran desequilibrios más graves.

Al final del día, se hace el balance para analizar el esqueleto de la empresa, pues nos permite observar desde fuera cuál es el rumbo que ha tomado la empresa en el último año y compararlo con los años pasados ​​o futuros. puede significar una serie de ventajas que mejoran especialmente los resultados de la empresa.

Este documento nos permitirá ver si la gestión que llevamos a cabo es positiva o negativa para el negocio y nos mostrará su evolución, algo que es imprescindible saber desde el principio para sentar una base sólida sobre la que establecer un buen y estable – empresa funcional en Granada.

Por ello, concluimos que es muy recomendable analizar la situación al menos una vez al año y evaluar la evolución de nuestra empresa, para estar al tanto de futuros imprevistos y saber combatirlos.

 

Scroll al inicio
Ir arriba