Ayudas para jóvenes emprendedores – Crear mi Empresa

ayuda para jóvenes emprendedores

A menudo me preguntan sobre ayudas y subvenciones para jóvenes emprendedores. Es legítimo preguntarse qué se está haciendo en este país para sostener a un colectivo con una tasa de paro a veces superior al 50%. Los jóvenes españoles tienen un alto nivel de formación y muchos de ellos están muy motivados para hacer cosas. Es cierto que el emprendimiento sigue interesando a una minoría, pero es algo que podría cambiar con políticas más favorables a los jóvenes emprendedores.

¿Qué ayuda hay para los jóvenes emprendedores?

En España, la mayoría de las subvenciones para crear una empresa son destinado a los desempleados. Esto demuestra que, para los políticos, ayudar a los empresarios se considera principalmente como una forma de crear puestos de trabajo directos como trabajadores por cuenta propia. No aparece tanto con una visión a más largo plazo para ayudar a crear una empresa como para contratar personal. Si es así, la ayuda debería estar abierta a todos, no solo a los desempleados.

Descuento en la cotización de autónomos

Cuando se lanzó la tarifa plana para nuevos autónomos, estaba reservada solo para jóvenes emprendedores. Con el tiempo, el legislador se ha dado cuenta de que es más interesante generalizar esta deducción a todos los nuevos trabajadores autónomos, independientemente de su edad. En esos momentos, El descuento es del 80% el primer año, lo que equivale a una cuota mensual de la seguridad social de unos 60 euros. Al año siguiente, el descuento es del 50% durante 6 meses, es decir, una cuota de unos 150 euros. En los últimos 6 meses el descuento es del 30%, es decir una cuota de unos 200 euros. A los 2 años se paga el precio completo, aproximadamente 290 euros al año. Este video explica cuánto cuesta trabajar por su cuenta.

pago unico

Todo desempleado con el derecho a beneficiarse A la izquierda al menos tres meses la cuenta por cobrar puede requerir un solo pago. Se trata de cobrar de una sola vez la cantidad pendiente, justificándola con facturas de inversión.

Normalmente sólo se puede cobrar el 60% del importe de la prestación pendiente, pudiendo aplicar el resto (40%) a compensar futuras cotizaciones a la seguridad social. Pero cómo ayudar a los jóvenes emprendedores tanto hombres hasta 30 años como mujeres hasta 35 años pueden cobrar el 100%, siempre que lo justifiquen con facturas.

La gran ventaja del pago único es que es justo sencillo y rápido. En aproximadamente un mes se cobra el beneficio, lo que ayuda mucho para iniciar el negocio.

Ayuda para actividades independientes.

Es una ayuda no reembolsable, que se solicita una vez que alguien se ha dado de alta como autónomo procedente de una situación de desempleo. Es una ayuda estatal pero la gestionan las Comunidades Autónomas, cada una con su propio calendario. Al igual que el pago único, este debe justificarse mediante facturas de inversión.

Normalmente, una persona recibe una subvención de 5.000 euros, pero para hombres hasta 30 años la cantidad es de 6.000 euros e incluso hasta 7.000 euros para mujeres hasta 35 años. Una vez más, se hace un esfuerzo por ayudar un poco más a los jóvenes emprendedores.

En teoría, el autoempleo es un gran subsidio, pero tiene dos problemas importantes. La primera es el calendario, lo que hace que en muchas Comunidades Autónomas muchos emprendedores no puedan acceder a las ayudas, simplemente porque se han matriculado en un periodo que no cumple con las normas de acceso a las ayudas. En segundo lugar, y mucho más grave, está el tema de los plazos. Las comunidades autónomas suelen tardar dos años en pagar estas subvenciones. Evidentemente, en estas condiciones, estas ayudas no sirven para poner en marcha el negocio, sino para consolidarlo una vez que funcione.

¿Qué ayuda debería haber para los empresarios jóvenes y viejos?

Muchos emprendedores que han tenido que montar su propio negocio insisten en lo mismo: no se necesitan subvenciones para promover la creación de una empresa, sino para que las administraciones no obstaculicen a los empresarios. Tal vez deberían imponerse menos restricciones a los jóvenes.

El tema del IVA

Uno de los mayores inconvenientes al iniciar un negocio es pagar IVA sobre inversiones. Hay dinero que el empresario no debe pagar, pero como los rendimientos de Hacienda tardan mucho, la única solución es esperar a que el IVA de las ventas compense la deuda inicial. Con el 21% de IVA en la mayoría de los artículos, es un gran problema.

Proponer una exención del IVA para las inversiones en el primer año de actividad podría ser una solución tanto para los jóvenes emprendedores como para otros.

Contribuciones de seguridad social

Otro tema importante es el monto mínimo de las contribuciones a la seguridad social. Muchas personas que están pensando en montar un negocio son en realidad microempresarios, que calculan unos ingresos por debajo del SMI. Teóricamente tienen que pagar la cotización de los independientes, porque tienen una actividad económica regular, pero con el nivel de ingresos que tienen, no es viable.

La reducción para los primeros dos años que mencioné anteriormente resuelve ese problema solo temporalmente. De hecho, el precio debe basarse en la facturación, y podrías ir más lejos en la deducción inicial, con una exención total en el primer año. De hecho, como ayuda para los jóvenes emprendedores, el plazo para los mismos podría ampliarse a dos años.

Trámites y licencias

Es comprensible que exista una normativa que facilite el acceso a las personas con discapacidad, proteja el medio ambiente, prevenga incendios o respete la tranquilidad de los vecinos, pero en realidad la normativa que rige temas como las licencias de apertura es muy complejo y en muchos casos desproporcionado. Estos provocan una gran inseguridad jurídica ya que, al ser 100% imposibles de cumplir, siempre depende del criterio del funcionario.

Al menos en los últimos años se ha inventado el sistema de declaración responsable, que permite a los emprendedores iniciar su propio negocio sin esperar una licencia. Pero en la práctica, las condiciones siguen siendo las mismas, ya que se deben seguir las mismas normas.

Sinceramente, se ha avanzado mucho en la última década, pero queda mucho por hacer. Si queremos ayuda para los jóvenes emprendedores que trabajan, debemos comenzar con simplificar las reglas para todos. Y quiero recalcar que las reglas son necesarias, pero cualquier persona con experiencia en emprendimiento puede decir cómo la burocracia y los requisitos absurdos frenan mucho la creación de una empresa.

Publicaciones similares:

Etiquetas: ayuda para jóvenes emprendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba